CONSEJOS SOBRE LAS REVOLUCIONES ANUALES “Tratado de Revoluciones Solares” Juntin de Florence (1º Parte) Traducido por Conchita Morera y Mariano Aladrén

1 – Estos juicios no se presentan como una ley, sino para que se recuerden las configuraciones y los efectos de los cuerpos celestes. No existe la obligación de adoptar estos juicios, sin embargo ayudarán a conocer el porvenir. Serán muy útiles si se aplican con orden y discernimiento.

2 – No hay que buscar más allá de lo que se ha descrito, sólo hay que adoptar los mismos y los más cercanos a ellos. El término medio entre unos y otros será lo más adecuado, como un juez experimentado por las leyes de la naturaleza y el discernimiento.

3 – Hay que estudiar admitiendo todas las generalidades, y luego examinando las aquí expuestas; el estudio debe partir de la experiencia de los numerosos autores, luego habrá que decidir según los juicios expuestos aquí; hay que trabajar profundizando en lo que otros dicen, y finalmente en lo que se expone aquí.

4 – Si una vez estudiados los trabajos de los autores, se trabaja, se conocerá mejor la naturaleza de las cosas, pero hay que esforzarse mucho si se pretende adquirir habilidad en esta ciencia. El tiempo así como el estudio y las disposiciones naturales, conducen al estudiante a la perfección.

5 – No hay que creer que las configuraciones celestes culminan todos sus efectos, si el estudiante, una vez advertido de ello, no los amplía. El sabio puede ayudar a las apariencias celestes, como el agricultor ayuda a la tierra mediante el cultivo de un campo, sin embargo el resultado se encuentra siempre en un juicio medido.

6 – El radical indica los acontecimientos futuros con una duración para toda la vida, mientras que la revolución no indica mas que los acontecimientos futuros para un único año. Debemos tomar en consideración una revolución y no debemos desdeñarla. En cuanto que está en concordancia con el radical, siendo el radical más fuerte, mientras que la revolución sólo produce efectos rápidos, habrá que temer las revoluciones y profundizar en ellas, sobre todo si en este momento coinciden con un eclipse o una fuerza celeste escondida, y examinarlos como un todo, especialmente si las luminarias son débiles en el radical, o si se tiene una luminaria eclipsada en la revolución. En ocasiones, los efectos de una dirección desaparecen en lo que tienen de bueno, o bien los malos efectos muy potentes en una revolución, cambian en efectos contrarios. Asimismo, aquél que hace los juicios debe ser prudente en las interpretaciones de las revoluciones.

7 – Una revolución potente se produce por las bebenias de primera magnitud, colocadas en la latitud del zodiaco, aunque el efecto viene más bien de aquellas situadas en el cénit de nuestras cabezas. Será mayor cuando el significador principal se encuentre con ellas, y sobre todo cuando estas estrellas del zodiaco no estén en la latitud.

8 – Para emitir un juicio sobre el exterior, se examinará el Sol, y para juzgar la cualidad y los acontecimientos, se examinará la Luna; el Sol da en efecto la forma, y la Luna la materia; luego se mezclan los juicios de los demás significadores examinando el país, las posiciones y los lugares de las personas, sus padres y sus hijos.
(seguirá)