Ocho son los juicios generales a los que se someten los particulares(Ben Ezra)

La primera es que has de saber de qué religión es ese nacido cuyanatividad quieres interpretar: si es judío, aunque muestre su carta que llegue a ser rey, no lo juzgarás así, porque la conjunción mayor de Saturno y Júpiter indica que todos los judíos vayan a estar en cautiverio. Esto es el juicio general y se aplica a ese nativo. Sin embargo, se puede dictaminar que será un gran hombre, próximo al rey. Pero él no será rey.

La segunda se refiere a las razas y es de esta manera: Si se trata de un nacido en tierra de los negros, aunque encuentres a Venus y la Luna en el grado del Ascendente, no juzgaras que será ese hombre bello como si fuera de tierra de blancos, pero sí dictaminarás que es hermoso según los criterios de su propia tierra. Igualmente, aunque el regente de ese sujeto sea Mercurio, no dirás que es muy sabio o científico, porque no puede ser nadie científico en la tierra de los negros por el excesivo calor, pero sí juzgaras que será más entendido que los otros de su tierra.

La tercera es los juicios generales que determina la conjunción mayor para cada una de las ciudades, que son de la siguiente manera: si la conjunción mayor muestra que alguna ciudad ha de sufrir una guerra y se halla en ella mucha gente cuya natividad no indica que han de morir en un conflicto bélico y, cuando viene la guerra sobre la ciudad, mueren todos, eso es porque el juicio general de la conjunción contradice el particular.

La cuarta es la revolución del año, a saber: Si la revolución muestra que habrá una epidemia en alguna ciudad, aunque en esa ciudad, se encuentren muchos nacidos cuya natividad no daba indicios de que fueran a enfermar o a morir en ese año, bien puede ser que caigan enfermos o mueran entonces, porque la revolución es un juicio general.

La quinta es la familia y es así: Si dos nacieron en un lugar y en una hora, y uno es hijo de un caballero y el otro de un panadero, y ves en sus natividades que han de tener gran señoría y gran encumbramiento, no juzgaras que esa elevación será igual para ambos nacidos, sino que juzga que el hijo del caballero será rey y el hijo del panadero mercader.

La sexta es respecto al rey, que su poder es así como un juicio general; si ves en su natividad que ha de ir a la guerra, él se llevará consigo a mucha gente, aunque la natividad de algunos de ellos no indicaba que fueran a salir de su lugar.

La séptima es la cuestión del tiempo, que es igual que un juicio general. Si una persona ve en su natividad que no ha de morir en el agua y se hace a la mar en una nave, en invierno, cuando hay un gran temporal en el mar, aunque estén en el Ascendente Júpiter o Venus, puede ocurrir que naufrague, porque el tiempo es un juicio general respecto a su natividad y su elección fue hacerse a la mar con Venus y Júpiter y éste es un juicio particular.

La octava es la parte del carácter: Si algún nacido es conocedor del arte de la Astrología y ve en su natividad que en una fecha determinada va a caer enfermo de gran fiebre, pero antes de ese tiempo evita las cosas calientes y se alimenta de cosas que refresquen su cuerpo, cuando llegue el momento, el calor no lo enfermará o sino que templará su cuerpo. Así deberás tener encuenta en los juicios estas ocho maneras y otras parecidas a ellas.