Como reflexión sobre el modelo colocado en la onda portadora del ciclo de conjunciones de Júpiter Y Saturno de 940, nos empuja a ver y comprender los debates sobre Dios, el hombre y naturaleza que produjeron en el primer periodo de conjunciones en elemento de fuego que llamamos renacimiento, este periodo dio como centro del debate a tres personajes fundamentales que son Ficino, Pico y Pomponazzi, estos pensadores fueron la chispa que engendraron tres planteamientos básicos, explicando que lugar ocupa el hombre en la creación.

Ficino describe y un hombre integrado en la jerarquía natural que tiene como fin ultimo la trascendencia divina .Pico renuncia a ubicar al hombre en esa escala y lo convierte en un ser centrado ocupando un punto fuera de la jerarquía natural de ahí sus dones extraordinarios aun reconociendo la vía trascendente.

Pomponazzi plantea ya una autorrealización humana por si misma en el comportamiento moral y en el mundo sin necesitar justificarse en la vida trascendente, por tanto el hombre por si mismo puede obtener algo del reconocimiento trascendente con su comportamiento terrenal, aun reconociendo que hay una vía hacia lo trascendente en la eternidad.

Para entenderlo mejor citaremos párrafos de la obra de PAUL OSKAR KRISTELLER, El pensamiento renacentista y sus fuentes, Edt Fondo de Cultura Económica.

“Vale la pena mencionar otras dos ideas presentes en Ficino, pues pensadores posteriores habrán de desarrollarlas en mayor detalle: es – propósito del hombre dominar todos los elementos y todos los animales y, por tanto, es señor y regidor natural de la naturaleza y el hombre como astrólogo, capaz de comprender el movimiento de las esferas celestes y construir en escala menor modelos de ellas, está virtualmente agraciado con una mente similar a la de Dios, quien construyó las esferas.”

“El hombre ocupa un lugar intermedio entre las inteligencias puras de los ángeles y las almas irracionales de los animales. Sin embargo,. mientras que para los platónicos la contemplación es la meta de la existencia humana, meta sólo obtenible en una vida futura, Pomponazzi formula la ideal de una virtud moral que podemos lograr en ésta. De este modo no sólo se mantiene la dignidad del hombre, sino que se da a su vida terrena una importancia intrínseca que no depende de ninguna esperanza o miedo radicado en el futuro. La excelencia peculiar del hombre está en su virtud moral, según nos dice Pomponazzi ; y toda persona puede y debe lograr esa excelencia, ocurriendo que sólo unos cuantos privilegiados llegan a la contemplación. Este enfoque de la vida humana resulta incluso más notable porque se diferencia de la posición asentada por Aristóteles en su Ética a Nicómaco y en otros escritos. En enunciados concisos que recuerdan a Platón y a los estoicos más que a Aristóteles, y que se parecen a los de Spinoza y Kant, Pomponazzi afirma que la virtud es esencialmente recompensa de sí misma y el vicio su propio castigo, y que un acto bueno llevado a cabo sin la esperanza de una recompensa externa es superior a otro hecho con tal esperanza.”

“Esas ideas no son interesantes únicamente en sí, sino que ejercieron una influencia considerable en pensadores posteriores. La idea de que el hombre reina en los elementos y en toda la naturaleza, idea que encontramos en Ficino, tiene algo de común con el concepto planteado por Francis Bacon : el hombre domina a la naturaleza, concepto que incluye, por así decir, todo el programa de la ciencia y de la tecnología modernas. La idea de Ficino de que el hombre se encuentra dotado con una mente parecida a la de Dios, pues puede comprender las esferas celestes y reproducirlas a escala menor, ha sido comparada, con toda razón, con la siguiente afirmación de Galileo : el conocimiento matemático del hombre es diferente del de Dios en cantidad, pero no en género. Por otra parte, la tendencia de Pico a abandonar la rígida jerarquía de la cadena del ser tiene su contraparte en Nicolás de Cusa y halla su máxima evolución en la cosmología de Bruno y en la astronomía de Kepler y de Galileo. De este modo, algunas de las ideas que hemos examinado están unidas a las principales corrientes del pensamiento moderno y ejercieron en la ciencia y en la filosofía posteriores una influencia que fue, por lo menos, indirecta.”

Después de estas reflexiones podemos ver como las mas próximas a la astrología son las de Ficino, pues estudia y entiende al hombre como una unidad en la naturaleza que busca la trascendencia mediante (entendiendo el cosmos) el camino de la luz.