El amor es el hilo conductor de la fuerza natural y la máxima expresión de la divinidad en la naturaleza, ya que sin amor no se entiende la vida, esta y no otra es el eje fundamental del modelo natural expresado en occidente y también en oriente, parten los clásicos de que como en la naturaleza, se expresen tres planos, de la misma forma existen tres tipos de amor a saber:

el amor filial

el amor carnal

el amor divino o universal

El neoplatonismo en sus postulados da máxima importancia a la explicación de como podemos operar con esta variada expresión de un mismo amor.

Se ve explicado en el sueño de Polifilo del clérigo neoplatónico Francesco Colonna, diseñado con las disciplinas de la memoria y de las imágenes talismánicas del mundo antiguo, mostrando la forma de meditar activamente para un neoplatonico o un hermético, y conseguir un vínculo interior que permita mayor contemplación en la búsqueda del amor en sus tres vertientes.

Usando el lenguaje de las imágenes recrea todo un mundo interior donde la búsqueda de Polia (el amor de su esencia) es el objeto fundamental.

La astrología esta totalmente imbricada en el sueñode Polifilo, pues sin la luz celeste es imposible que el amor exista, esto es explicado por los tres planetas que son centro en el orden de velocidad:

Mercurio: amor filial (expresión de la madre y el hermano)

Sol : amor carnal (expresión de la esposa y la amante)

Júpiter : amor divino o universal ( expresión del amor a dios o a la vida en su conjunto, religioso o iluminado)

De tal manera que el amor se entiende como la expresión de un movimiento interior imbricado en el espíritu y se trasmite entre los seres vivos propiciando los vínculos que dan la vida, cada cuerpo adapta el efecto del amor natural al personal y lo mueve constantemente propiciando la vida de su especie.

Tal es así que el amor entre humanos se entiende como una trasferencia del espíritu de uno a otro, ya que el amor induce ese cruce.

Explicando este efecto Ficino lo relata así:

“Claramente, cada uno se posee así mismo pero en el otro.

Por lo tanto cuando te amo, me reencuentro en el otro, porque también piensa en mí, y recupero lo que se conserva de mí  en el otro. Y lo mismo hace el otro.

Resumiendo:

Pues si yo, después de que me perdí a mí mismo (amando), por ti me rescato, gracias a ti me poseo; y si por ti me poseo, te tengo antes y mas a ti que a mí mismo, y estoy mas cerca de ti que de mí, pues yo no me adhiero a mí mismo, si no por ti como  intermediario.”

Los astrólogos  al igual que los clásicos trataron de explicar en la luz astral este movimiento o trasferencia para definir el amor completo o perfecto entre dos seres para trasmitir o replicar la vida:

Así pues lo explica por ejemplo en su obra Romeo y Julieta,  Shakespeare, dando en la representación todo el recorrido completo del efecto del amor en la especie humana.

Resumiendo:

Cruzamiento o trasferencia en luminarias contacto en lo mas profundo la esencia del ser.

Cruzamiento o trasferencia en Marte Venus contacto en lo mas sensual, erotismo, emociones lo sensible.

Concordancia en ascendentes convergencia de uso de los tiempos o movimiento del destino.