1. Como es arriba, así es abajo; como es en la tierra, así es en el cielo.

2. Dos son los estados del ser: uno mortal y otro Inmortal.

3. El mortal es corruptible, y los cuerpos corruptibles se disuelven como las brumas matinales.

4. El cuerpo Inmortal es una sustancia eterna e incorruptible.

5. Pero ambos, el mortal y el Inmortal, no pueden existir eternamente unidos, sino que cada uno retorna al lugar de donde surgiera,

6. El cuerpo mortal es sensible, pero el Inmortal es racional.

7. El primero no contiene nada perfecto; el segundo, nada imperfecto. Porque el uno es la sustancia del Espíritu, y el otro la sustancia de la materia; y el hombre, que es un microcosmos, mantiene el equilibrio entre ambos.

8. Y hay una lucha feroz por la victoria entre, el superior y el inferior, ya que ambos pretenden apoderarse del cuerpo; porque el estado humano es envidiado por el inferior y tenido por noble por el superior.

9. Ahora bien, cuando el hombre se inclina hacia la Naturaleza inferior, que es mortal, ayuda al mismo tiempo a las fuerzas imperfectas e inferiores en su oposición a las superiores, que son inmortales; entonces debe sufrir los dolores de la esclavitud por su desobediencia a su Hacedor. Pero si se inclina hacia el superior, entonces será verdaderamente sabio y bienaventurado.

10. Tras haber sido atraído por las vanidades del mundo, y haber alcanzado, luego, el conocimiento de lo que realmente son las cosas, si el hombre recae de nuevo en las cosas mundanas, será, castigado con los tormentos y el fuego de los estados más oscuros de las Almas desencarnadas.

11. Si el hombre, tras saber lo que las cosas realmente son, se revuelve contra las limitaciones que le impone esa parte que es Inmortal, y vuelve a las vanidades mundanas, la sustancia superior le abandonará de inmediato, y él se convertirá en esclavo de la sustancia inferior, que se apoderará de él y le arrastrará a toda clase de maldades y descarríos.

12. Cuando el hombre haya desobedecido impíamente a la Naturaleza y haya apartado su rostro de lo que es Inmortal, se dará cuenta de que está desheredado de aquello que le corresponde por nacimiento, y que ya no se halla entre los hijos de la Naturaleza, porque se ha convertido en una criatura perversa y malvada, y sólo posee aquellas cosas que son mortales, y será castigado con la muerte.

13. Así, se le otorga la muerte a todo aquel que se rebela impíamente contra la Naturaleza, porque conocen las cosas que son. Pero las almas privadas de juicio que son ignorantes, y no han rechazado la Naturaleza conscientemente, mirad, ésas habrán de purificarse tras muchos sufrimientos, y luego serán enviadas al mundo de nuevo.