Además de las dignidades esenciales que pone Ptholomeo, añade otras que dice le son naturales; y propias, y con ellas adquieren ciertos grados de fortaleza esencial.

La primera, y principal entre todas las dignidades esenciales se dice Carpento, o Solio, y cuando el Planeta tuviese esta dignidad en la figura siendo señor del juicio, será semejante en poder al Rey en su silla, y majestad, o en su carro triunfal; y será cuando estuviese, en dos, o en mas de sus dignidades, esenciales. Y si es verdad, que estando en su casa, o exaltación, por estar en lugares del Zodiaco de su semejanza recibe grados de fuerzas; mucho mas se aumentara ajuntandose grados, a grados, y dignidades, a dignidades; y así con razón se dirá estar en su Carpento, y Solio. Y de las palabras de Ptholomeo se deduce claramente, que Carpento no es dignidad simple, mas compuesta de otras simples. Como por ejemplo Mercurio estando entre los siente grados de Virgo, adquirirá tres dignidades esenciales simples a saber, casa, exaltación, y termino; y así colocado en tal lugar, se dirá estar en Carpento, y levantado en Solio. Así Júpiter entre los doce grados de Sagitario, donde tiene casa, triplicidad, y termino, se dirá estar colocado triunfando, en su trono, o Carpento.

Se ha de advertir, que para que un Planeta se diga estar en su Carpento, es necesario por lo menos ocupar dos dignidades esenciales, y será cuando se hallase en su casa, o exaltación juntamente, o en termino, o triplicidad. Mas cuando se hallase en su triplicidad, y termino, puesto que tiene dos dignidades esenciales, no diremos estar en su Carpento; por que estando así, puede estar en su detrimento, o caída; donde no tiene fuerza. Como por ejemplo. Marte en seis grados de Cáncer no basta estar en su triplicidad, y termino, para que digamos estar en su Carpento, y Solio, por ser Cáncer su caída, y le debilita mucho, y así no tiene fuerza para esta dignidad. Lo mismo diremos de Venus, en quince grados de Virgo, que no basta estar en su triplicidad, y termino, para tener Carpento, pues está en su caída. Mas como los Planetas estando en sus casas, o exaltaciones, no pueden estar en sus detrimentos, ni caídas, de aquí viene que con cualquiera de las otras dos dignidades, acompañada con una de las primeras, bastará a estar en su Solio, o Carpento; así como estando, en casa, y termino; o en exaltación, y triplicidad; y si a estas dos se le juntase otra, será mucho mejor, y de mas fuerza la dignidad del Carpento.