Este reino, que apenas parece trascendente en el concierto europeo, en la relevante historia del mundo occidental, vista desde hoy, cumple un factor importante en la comprensión de la evolución de las sociedades humanas en la Europa cristiana, desde el planteamiento astrológico de la historia.

Es curioso cómo los dos cuarteles de la parte superior del escudo del reino de Aragón están relacionados con apariciones celestes, según cuentan los mitos; en situación crítica llega la señal celeste que les da valor y vencen al enemigo.

Según lo cuenta Blancas ocurrió así:

Los nuestros se apoderaron de Aínsa; y reuniendo en ella con celeridad todas las fuerzas cristianas, la fortificaron con torres y castillos para resistir el ataque de los enemigos que creían de inmediato.

Creyéndose a su vez el rey García (Jiménez de Sobrarbe)fuerte y poderoso para resistir a los moros dentro de los muros y aún para salirles al encuentro, se precipitó fuera de la población presentándoles batalla. Mas así que divisó aquel enjambre de moros, se creyó en el ultimo apuro, y que sólo del cielo podía esperar su salvación. Dándolo ya todo por perdido, y se imaginaban marchar a la muerte cuando, según cuentan apareció en los aires una cruz roja sobre verde encina en campo de oro. Teniendo esta visión por seguro presagio de la futura victoria, marcharon con nuevos bríos a la pelea….. luchando con mayor denuedo, los derrotaron por completo (a los moros).

Esto que ocurrió al rey de Sobrarbe de forma similar le sucedió a Iñigo Arista, conde de Aragón y lo relata así Blancas:

Cuéntase que al comenzar la batalla contra los moros, viniendo en auxilio de los nuestros, se le apareció en el aire una visión celestial, o sea una cruz de plata en campo azul celeste. Tal fue el origen del escudo de armas colocado arriba, y adoptado poco después como emblema militar del Reino y de los reyes de Aragón.

La Corona de Aragón, desde sus raices, conectó con la orden Templaria, relación existente entre las dos instituciones que determina su historia. La consulta al astrólogo sería incorporada como cosa normal de cualquier nobleza que se preciase, ya que Dios habla a través del universo, esto en la corona de Aragón lo tenemos como práctica relevante culminando de forma evidente en la historia de la propia dinastía de la corona en Alfonso I  el Batallador. Este monarca conquistó Zaragoza, y apadrino a uno de los astrólogos y filósofos mas importantes de Europa en ese momento, judeo converso bautizado en Huesca, y el propio rey fue su padrinó, adoptando su nombre cristiano. Se trata de Pedro Alfonso, que asesoró astrológicamente a la Corona hasta que fue enviado por el propio rey aragonés a Inglaterra asesorando al rey Enrique I, siendo maestro de Walcher, prior del monasterio de Malvern, seguramente para mejorar las tablas de Aljuarizmi que empezaron a circular imperfectas, y ya Pedro Alfonso había corregido.

Otros más atestiguan el interés por la cultura astrológica a lo largo de la Corona de Aragón, siendo la astrología recomendada en el libro de consulta de la alta nobleza aragonesa. Nos referimos al libro PORIDAD DE PORIDADES (el secreto de los secretos). En él se recomienda, estar asesorado astrológicamente en todo momento, para el buen gobierno, tal es así, que la mejor traducción de este libro y la mas completa se hace en aragonés (conservada en el Escorial), pero como resaltamos anteriormente, personajes como Ben Ezra, Habraham Bar Hiyya, Crecas de Vivers que fue consultado por Juan I referente al rey Pedro IV, para descubrir a los nobles rebeldes de la Unión, por el cual sabemos que el ascendente lo tenía a 15º de Escorpio, como así se lo remite en una carta el rey, siendo en este mismo periodo donde se trabajó con ediciones astrológicas y se hicieron libros para la Corona por parte del astrólogo de la corte Bartolomé de Tresbens.

EL HORÓSCOPO DEL REINO DE ARAGÓN

Como comentamos anteriormente, el Libro de las Cruces advierte de las conjunciones en los signos de Tierra, que darán paso al avance de occidente sobre oriente. Esto para Aragón fue decisivo, y así se refleja en la conjunción de 19 de enero del 988. Dicha conjunción revela la aparición de un gran reino avalado por la religión y la justicia (Conjunción en casa IX) que se desarrollará en territorio montañoso, por lo que coincide perfectamente con el perfil del reino de Aragón. Quizás pueda ser ésta, la explicación de la continuas incursiones de Almanzor por el norte de España, dejando los Pirineos casi despoblados, continuando su hijo Abd  al-Malik hasta entrado el siglo XI.

Tenemos la completa certeza de que los árabes habían estudiado este horóscopo, ya que las más devastadoras incursiones de Almanzor fueron en el Pirineo central, apoyado siempre por las ciudades que defendían la marca superior Lérida, Huesca y Zaragoza.

Es conocido que Almanzor utilizaba la Astrología, incluso en sus salidas del califato. Pero repasemos lo que hacía prever esta relación:

En el horóscopo los cronocratores se encuentran en la casa IX casa de la Justicia y la Religión, en signo de Tierra Capricornio, y Asc Tauro del mismo elemento que la conjunción, occidentalización total.

En las primeras ediciones de los Anales de la Corona de Aragón, publicados por Zurita bajo  los auspicios del reino, donde aparecen los símbolos encubiertos de esta conjunción, que posiblemente fue conocida por Zurita, como era normal en los historiadores de la época , al establecer la concordancia entre la verdad histórica y los ciclos de los planetas, como hiciera Pierre de Ailly en el Imago Mundi y en la propia Corona de Aragón Abraam bar Hila en su Libro Revelador

EL SANTO GRIAL Y EL REINO DE ARAGÓN

El mito del Grial esta vinculado muy directamente con los orígenes del reino de Aragón y especialmente con la fundación de San Juan de la Peña

La relación con el Temple fue muy estrecha, y la sagrada copa estuvo durante mucho tiempo escondida si no en el monaterio, sí en sus alrededores.

Desde el punto de vista astrológico, por analogía con el horóscopo propuesto anteriormente, sería perfectamente coherente que el reino que encabeza el ciclo occidental, en la franja territorial más extrema donde confrontan oriente y occidente como es la península Ibérica, y que este mismo reino se caracteriza por ser el paladín de la nueva iglesia ROMANA, posea el cáliz más preciado por el cristianismo.